Historia, Iberia

LUGARES SAGRADOS

El Ser Humano desde la noche de los tiempos se ha dirigido a determinados sitios para conectar con la Madre Tierra, desde los albores de los tiempos se conocía muy bien que ella está recorrida por todo un entramado de sutiles líneas energéticas causadas por su misma masa, que la influencia de nuestra Madre Tierra sobre los seres vivos, al mismo tiempo, selecciona lugares concretos  y que todo cuerpo en el planeta Tierra emite vibraciones  o longitudes de onda y para más inri desde el espacio Universo nos llegan ondas electromagnéticas en unas diversidades de longitudes de onda y frecuencia.

Crómlech y menhires en Totanés, Toledo.

Los antiguos reconocían esta estructura natural y erigieron numerosos templos y monumentos antiguos edificados en lugares “energéticos”.

Aparte de los monumentos proyectados, existen los lugares naturales, que se usaban para visiones y otros fines del espíritu de la antigüedad: manantiales y pozos sagrados, árboles santos, cumbres de colinas y montañas, cuevas, bosquecillos…parajes que han sido considerados siempre “sagrados” por ese motivo.

“Lugares Sagrados” donde se localizan algunos célebres monumentos y enclaves antiguos como Stonehenge, las Pirámides de Egipto, Machu Picchu o el recién descubierto crómlech de Totanés, en Toledo, un monumento megalítico formado por decenas de menhires que según investigaciones dataría del 5.000 y 2.500 años antes de Cristo es decir de la misma época de Stonehenge!, y así miles de otros monumentos repartidos por todo el mundo, que se hallan en puntos clave de este entramado de  fuerzas telúricas o fuerzas procedentes del interior de la Madre Tierra, construidos por gentes que pensaban que el planeta estaba literalmente vivo, que era una Diosa Madre y que su finalidad era poner en comunicación la energía emitida por nuestro planeta con  nuestro propio estado de conciencia y la procedente del cosmos.

Vista aérea del Crómlech en Totanés.