Mabon, equinoccio de otoño

Mabon es uno de los 8 sabbats, era la fiesta sagrada celebrada en el equinoccio de otoño, celebrando la cosecha y la vida; en la que se agradece a los dioses por los frutos del año y se los compartía en un gran banquete donde asistían todos, desde el humilde labriego hasta el gran archidruida; para compartir juntos el fruto de su trabajo, de esta forma aseguraban el favor de los dioses para que el invierno no se les hiciera largo y la primavera llegara cargada de vida.

En latín, la palabra equinoccio se traduce como «noche igual». El equinoccio de otoño, o Mabon , se lleva a cabo alrededor del 21 de septiembre y su contraparte de primavera cae alrededor del 21 de marzo. Si estás en el hemisferio norte, los días comenzarán a acortarse después del equinoccio de otoño y las noches se alargarán; en el hemisferio sur, es lo contrario, esto es debido a que la tierra está inclinada en ángulo recto con el sol, y el sol está directamente sobre el ecuador dos días al año, los hemisferios norte y sur reciben la misma cantidad de luz solar y no solo eso, cada uno recibe la misma cantidad de luz que la oscuridad.

 

Mabon la fiesta de la abundancia

La festividad del banquete, conocida también como la festividad de agradecimiento, se celebra desde el 21 hasta el 23 de septiembre, este último día coincide con el equinoccio de otoño que marca el día, junto al equinoccio de primavera, en el cual la noche y el día tienen la misma duración; se cree que en esta época el dios está preparándose para morir en Samhain, regresar al vientre de la diosa y renacer en Yule.

En esta época se cosechan todos los frutos que han crecido a lo largo del verano y otoño, para asegurar la vida en la época invernal; Mabon es el segundo de las tres festividades de la cosecha precedido por Lammas, festividad en la que se celebran los matrimonios y Samhain sabbat que marca el fin del año celta.
La celebración de Mabon es sobre todo una gran fiesta y un inmenso banquete, en el que todos comparten y agradecen a los dioses por la abundancia y la prosperidad y además ruegan para obtener la misma prosperidad el próximo año.mabon autumn equinox

Equinoccio de otoño, celebración celta

No existen indicios concretos del verdadero nombre de la festividad del equinoccio de otoño en la cultura celta, en la cultura anglosajona se lo llamaba haleg-monath que quiere decir mes sagrado; a partir de los años 70, en los que el nombre de Mabon se popularizó entre las creencias neopaganas, este nombre deviene de «Mabon ap Modron», un personaje de la mitología ancestral de Gales; el término Gales fue acuñado por Aidan Kelly para propósitos de estudios religiosos.

Dentro de algunas corrientes wiccas neo-druídicas la festividad del equinoccio de otoño es conocido con el nombre de Alban Elfed; término inventado por el ocultista gardneriano, Lolo Morganwg.

En un principio, en la cultura celta, la festividad del equinoccio de otoño representaba un periodo de gran alegría y agradecimiento.
El término Mabon, al hacer referencia a un nombre masculino y no tener bases reales del druidismo de los celtas de Gales, es poco apreciado por los neopaganos de Gran Bretaña, este término es más utilizado en América para denominar a la celebración de otoño.

La fiesta de otoño y el druidismo

Junto al equinoccio de primavera y los solsticios de verano e invierno; la celebración del equinoccio de primavera en el mundo antiguo celta gozaban de ser cuatro de las ocho celebraciones celtas más importantes; fechas en las cuales los druidas se relacionaban estrechamente y dirigían ritos para estas fechas, algunas escuelas muy herméticas del druidismo, que buscaban sabiduría apartados de las ciudades y vivían en los bosques, se acercaban a los pueblos únicamente para estas celebraciones en los que oficiaban algunos de los ritos más importantes.DRUIDA

Los druidas, sobre todo los sacerdotes, se encargaban de presidir las festividades y organizar los ritos sagrados; ya que ellos eran, además de líderes espirituales, jefes políticos y estrategas militares. Por otra parte los bardos y los curanderos se dedicaban a asuntos no tan públicos y de cierta forma un poco más cercana al pueblo.

La fiesta del agradecimiento

Entre los eventos realizados en la fiesta sagrada de otoño, se realizaba ofrendas a los principales dioses de la abundancia, como Brigit, Dagda y Lugh; además de grandes ceremonias religiosas y sobre todo un inmenso banquete en los tres días que duraba la celebración.

La celebración de la cosecha no era tan espiritual como otras celebraciones druídicas como Yule, consistía principalmente en una gran fiesta donde la comida y la bebida eran imprescindibles.Altar mabon

Festejo ancestral

En diferentes partes del mundo este festival se ha dado según tradiciones ancestrales, en la antigua Grecia, Oschophoria era un festival que se celebraba en el otoño para celebrar la cosecha de uvas para el vino, los bávaros crearon el

beer oktoberfest
Foto: Reuters

Oktoberfest en la década de 1700, aunque en realidad comienza en la última semana de septiembre, es un momento de gran fiesta y alegría aún existente. En China se celebra el festival de Medio Otoño y le llaman la noche de la luna de cosecha

moonfestchine
diosa china de la luna Chang’e

y es un festival en honor a la unidad familiar el cual cae en el día 15 del mes lunar 8 de cada año, que es un «día de luna llena», en Estados unidos originalmente, las vacaciones de Acción de Gracias se celebraban el 3 de octubre y después de varios cambios por los presidentes Abraham Lincoln, Franklin Delano Roosevelt y el Congreso; este festival quedó fijado para el cuarto jueves de noviembre de todos los años.

Festejo Moderno

Para los druidas contemporáneos , esta es la celebración de Alban Elfed, que es un tiempo de equilibrio entre la luz y la oscuridad. Muchos grupos de Asatru honran el equinoccio de otoño como Winter Nights, un festival sagrado para Freyr.

Para la mayoría de los Paganos, Wiccanos y NeoPaganos, este es un momento de comunidad y parentesco. No es raro encontrar una celebración del Día del Orgullo Pagano vinculada con Mabon. A menudo, los organizaciones paganas organiza colectas de alimentos como parte de las festividades, para celebrar la generosidad de la cosecha y compartir con los menos afortunados.

Magia y mitología

Casi todos los mitos y leyendas populares en esta época del año se centran en los temas de la vida, la muerte y el renacimiento.

Deméter y su hija

Quizás la más conocida de todas las mitologías de la cosecha sea la historia de Deméter y Perséfone. Deméter era una diosa del grano y de la cosecha en la antigua Grecia. Su hija, Perséfone, llamó la atención de Hades, dios del inframundo . Cuando Hades secuestró a Perséfone y la llevó de regreso al inframundo, el dolor de Deméter causó que los cultivos en la tierra murieran y quedaran latentes. Cuando finalmente recuperó a su hija, Perséfone había comido seis semillas de granada, y por lo tanto estaba condenada a pasar seis meses del año en el inframundo. Estos seis meses son el momento en que la tierra muere, comenzando en el momento del equinoccio de otoño.

Inanna toma el inframundo

La diosa sumeria Inanna es la encarnación de la fertilidad y la abundancia. Inanna descendió al inframundo donde gobernaba su hermana, Ereshkigal. Erishkigal decretó que Inanna solo podía entrar en su mundo de la manera tradicional, despojándose de sus ropas y posesiones terrenales. Cuando Inanna llegó allí, Erishkigal había desatado una serie de plagas sobre su hermana, matando a Inanna.Mientras Inanna estaba visitando el inframundo, la tierra dejó de crecer y producir.Una visir devolvió la vida a Inanna y la envió de regreso a la tierra. Mientras ella viajaba a casa, la tierra fue restaurada a su antigua gloria.

 

La cosecha de Mabon es un momento de equilibrio y agradecimiento: después de todo, hay horas iguales de luz y oscuridad. Mientras celebramos los dones de la tierra, también aceptamos que el suelo se está muriendo. Tenemos comida para comer, pero los cultivos son marrones y se quedan dormidos. El calor está detrás de nosotros, el frío está por delante.

Si decides celebrar Mabon, agradece las cosas que tienes y tómate un tiempo para reflexionar sobre el equilibrio dentro de tu propia vida, honrando tanto la oscuridad como la luz. Invita a tus amigos y familiares a un banquete y cuentales las bendiciones que tiene este festejo y la unión que traerá entre parientes y comunidad.