Diosas de la Fertilidad.

En las religiones primarias y tempranas, las deidades se asociaban a menudo con las fuerzas de la naturaleza. Muchas culturas asocian a diosas con fenómenos naturales como la fertilidad, se han encontrado y siguen encontrando por todo el mundo yacimientos con figuras y tablillas de Diosas que se tocan un pecho, claro gesto que simboliza la fertilidad.

fertilidad

A continuación se presentan algunas de las diosas de la Fertilidad clave de las culturas de todo el mundo. La lista no pretende incluir a cada una de esas diosas, sino que representa una gama de diosas de la naturaleza, incluidas algunas menos conocidas. Venere-paleolitica-europa

Asase Ya  es la diosa de la tierra de la gente de Ashanti, gobernando la fertilidad. Ella es la esposa de la deidad creadora del cielo, Nyame, y madre de varias deidades, entre ellas el estafador Anansi.

Afrodita  es la diosa griega que gobierna el amor, la procreación y el placer. Está asociada con la diosa romana, Venus. La vegetación y algunas aves están relacionadas con su culto.

Anahita de Origen Mesopotamico, figura cosmologica Indo-irani asociada a la fertilidad, las aguas, la virginidad, la sanacion y la sabiduria. Los Lidios, Armenios y Persas la adoraban pero despues de la conquista arabe esta adquirio el estatus de «genio de las Aguas». Es comparada con Venus y Diana, en grecia se comparó con Àrtemis y Atenea.

Al-lat ò Alilat es una de las tres diosas Árabes que conforman la Triada Divina Árabe, custodias de la Meca en la época pre-islámica, Al-Lat representa la divinidad de la primavera y la fertilidad, es la Madre Tierra que trae la prosperidad. Diosa de la agricultura al igual que otras diosas mediterráneas (por ejemplo Demeter). A veces también se considera a Atenea y se llama “la Madre de los Dioses” o “La más grande de todos”.

Ala  es una deidad de la fertilidad, la moralidad y la tierra, adorada por el pueblo Igbo de Nigeria.

Anjea  es la diosa aborigen australiana de la fertilidad, así como protectora de las almas humanas entre las encarnaciones.

Parvati es la diosa madre de los hindúes. Es la consorte de Shiva y es considerada una diosa de la fertilidad, sustentadora de la tierra o diosa de la maternidad. A veces la representaban como una cazadora. El culto de Shakti adora a Shiva como poder femenino.

Ceres  era la diosa romana de la agricultura y la fertilidad. La asociaron con la diosa griega Demeter, una diosa de la agricultura.

Venus  era la diosa romana, madre de todo el pueblo romano, que representaba no solo la fertilidad y el amor, sino también la prosperidad y la victoria. Ella nació de espuma de mar.

Inanna  era la diosa sumeria de la guerra y la fertilidad. Ella era la deidad femenina más reconocida en su cultura. Enheduanna , hija del rey mesopotámico Sargón, era una sacerdotisa nombrada por su padre, y ella escribió himnos a Inanna.

Ishtar  era la diosa del amor, la fertilidad y el sexo en Mesopotamia. Ella también era diosa de la guerra, la política y la lucha. Fue representada por el león y una estrella de ocho puntas. Ella pudo haber estado conectada con una diosa anterior de Sumer, Inanna, pero sus historias y atributos no eran idénticos.

Freyja  era la diosa nórdica de la fertilidad, el amor, el sexo y la belleza; Ella también era diosa de la guerra, la muerte y el oro. Ella recibe la mitad de los que mueren en batalla, los que no van a Valhalla, el salón de Odín.

Gefjon  era la diosa nórdica del arado y, por lo tanto, de un aspecto de la fertilidad.

Ninhursag , una diosa de la montaña en Sumer, fue una de las siete deidades principales, y fue una diosa de la fertilidad.

Lajja Gauri  es una diosa Shakti originaria del Valle del Indo que está conectada con la fertilidad y la abundancia. A veces se la ve como una forma de la Diosa Madre Hindú  Devi .

Fecundias , que literalmente significa «fecundidad», fue otra diosa romana de la fertilidad.

Feronia  era otra diosa romana de la fertilidad, asociada con los animales salvajes y la abundancia.

Sarakka  fue la diosa sami de la fertilidad, también asociada con el embarazo y el parto.

Onuava , de quien poco se sabe, aparte de las inscripciones, era una deidad de la fertilidad celta.

Rosmerta  era una diosa de la fertilidad también asociada con la abundancia. Ella se encuentra en la cultura galo-romana. A ella, como a otras diosas de la fertilidad, a menudo se la representa con una cornucopia.

Nerthus  es descrito por el historiador romano Tácito como una diosa pagana alemana relacionada con la fertilidad.

Hathor , la diosa vaca egipcia de la fertilidad.

Taweret  era la diosa de la fertilidad egipcia, representada como una combinación de hipopótamos y felinos caminando sobre dos pies. Ella también era una diosa del agua y la diosa del parto.

Guan Yin  como una deidad taoísta se asoció con la fertilidad. Su asistente  Songzi Niangniang  era otra deidad de la fertilidad.

Kapo  es una diosa de la fertilidad hawaiana, hermana de la diosa volcánica Pele .

Dew Sri es una diosa hindú de Indonesia, que representa el arroz y la fertilidad.

Tanit La más importante de las diosas de la mitología cartaginesa, se asociaba, a diferencia de otras diosas, específicamente a la luna y a la fertilidad.

Juno  es la diosa romana más asociada con el matrimonio y la fertilidad. De hecho, los romanos tenían docenas de deidades menores asociadas con aspectos de la fertilidad y el parto, como Mena, que regía el flujo menstrual. Juno Lucina, que significa luz, dio a luz el parto, llevando a los niños «a la luz». En Roma,  Bona Dea (literalmente Diosa Buena) también era una diosa de la fertilidad, que también representaba la castidad.

Tlazolteotl  es una diosa azteca asociada con numerosos significados, que incluyen el nacimiento, la fertilidad, las parteras, la purificación y también la suciedad. Como diosa de la purificación, fue vista en la cultura azteca como un limpiador de la suciedad y la enfermedad. Sin embargo, esta diosa también se asocia con el nacimiento.tzazolteotl

En esta figura de Tlazolteotl, se muestra a la diosa con sus nalgas hacia abajo y en la posición de cuclillas de nacimiento, la cabeza y los brazos completos de su bebé emergen de entre sus muslos. En muchas culturas, esta posición es a menudo favorecida por el parto de mujeres. La gravedad ayuda a la mujer, al igual que la posición de sus caderas, que están ligeramente elevadas y extendidas. En el caso de un parto sin asistencia, la madre puede recibir fácilmente a su bebé sola mientras se encuentra en esta posición.