MEDICINA TRADICIONAL DEL PUEBLO ZENÙ.

Dentro de la practica de la Medicina Tradicional del Pueblo Zenù, los Sabedores, Curiosos, Ceteras, Curanderas, Parteras, Mujeres Medicina y Chamanes trabajamos con una infinidad de Plantas Sagradas dadas dentro de nuestra misma tierra; cada uno mueve sus saberes sobre Medicina Tradicional según lo que la Madre Tierra nos brinda en la Naturaleza del Territorio ancestral al que pertenecemos. Es común y tradicional también, en la mayoría de las familias Zenues, mantener en sus patios plantas medicinales para tratar las enfermedades mas comunes que se dan en el grupo familiar.

Los practicantes mas Tradicionales permanecen fieles a los saberes que les fueron transmitidos ya que ellos no se mueven y se mantienen en su territorio, ellos rechazan hierbas que no son nativas; otros como es mi caso, al encontrarme fuera del territorio y del país y al no poder acceder a las hierbas tradicionales en fechas previstas y adecuadas para su recolección, con el permiso de nuestros Mayores nos hemos abierto a buscar dentro de la amplia gama del herbalismo otras plantas “extranjeras” con correspondencias medicinales y mágicas iguales a las conocidas que sustituyen a las que tradicionalmente conocemos y usamos en nuestro territorio, al hacerlo aplico las enseñanzas recibidas, las mantengo vivas en el reconocimiento de la Tierra y sus Ancestros donde me mueva o encuentre, memorizo la localización en el nuevo territorio de las plantas medicinales y sagradas autóctonas para recolectarlas en sus momentos adecuados y poder usarlas en las personas pertenecientes a ese territorio, realizo las recolectas, ritos, ceremonias, rituales y preparación guardando las bases ancestrales de mi pueblo, tal y como me fue transmitido: con el mismo Amor, Respeto y cetas al Dueño Espiritual y al Elemental del cuerpo físico de la planta que necesite.

Mis Cetas pertenecen a los Saberes compartidos por mi pueblo, otras me han sido transmitidas como Legado para ejercer El Oficio, y todas ellas son reconocidas, aceptadas y agradecidas por los Dueños Espirituales de las plantas en el nuevo territorio donde ejerzo el Oficio.
Aunque aprovecho mis viajes para traer algunas plantas sagradas de mi Tierra en poca cantidad para uso personal y excepcionalmente para tratar casos urgentes con otras personas, siempre les comunico a mis Ancestros y a sus Dueños espirituales la intensión del porqué viajaran conmigo fuera del territorio, les pido su permiso y doy su pagamento, Personalmente no estoy de acuerdo en sacar de su entorno a ninguna planta sagrada o medicinal, ya que para ell@s no es lo mismo, no tienen las fuerzas de su Tierra, de su Agua, de su Aire, su cuerpo no dará los mismos resultados, su espíritu guardián y elemental se enojaran momunentalmente y os aseguro que nada bueno darán o traerán. 

Es así como ejerzo mis saberes sobre Medicina Tradicional del Pueblo Zenù aplicada con plantas medicinales en Occidente, para tratar “Enfermedades comunes” “Enfermedades calientes” ” Enfermedades frías”, “El susto”, “Mal de ojo”, “Enfermedades del alma” entre otras muchas, allí donde me encuentre.